Internet a la boliviana

Más información y enlaces acerca de los artículos de la columna Internet a la boliviana


Deja un comentario

Control y vigilancia en Internet

La visita de Castells a Bolivia durante la anterior semana fue sin lugar a dudas una oportunidad estimulante para escuchar a un profesor universitario preocupado por las dinámicas en red que suceden en Internet. Quiero comentar uno de los aspectos mencionado por el profesor que no ha sido suficientemente destacado por los medios: la imposibilidad del control de los mensajes que interactúan en el espacio de Internet debido a la autonomía de estos espacios de red y su contracara, la vigilancia.

Ya nos ha tocado este debate en el país. Hemos presenciado varios voluntades para controlar las redes sociales y, en el debate, nos hemos dado cuenta que ese control es imposible por la cantidad de emisores de mensajes -lo que hace difícil la tarea por su dimensión- y porque el lugar donde se emiten esos mensajes es privado y externo al país así como el contrato que norma las relaciones en estos espacios.

El control no es posible pero la vigilancia de nuestras interacciones en Internet por empresas privadas y gobiernos sí lo es. Castells ha remarcado y ha mencionado también la importancia de la sociedad civil para denunciar la vigilancia y defender el derecho a la privacidad en Internet.

En Bolivia la vigilancia estatal ya tiene una expresión en los cientos de cámaras urbanas que graban nuestras acciones en el espacio público con la justificación de la seguridad ciudadana. No puedo decir que estoy en contra de las cámaras -han logrado dar pruebas de varios delitos hasta ahora- pero la ciudadanía ignora qué legalmente está permitido hacer con esas imágenes y qué no, no sabemos si se vulneran nuestros derechos a la privacidad con estos sistemas. Por otro lado, no tenemos más indicios de vigilancia tecnológica de parte de los gobiernos en Bolivia pero la naturaleza de los gobiernos en general, dice el profesor, se dirige a ejercer vigilancia. Ya veremos en el futuro lo que suceda en este tema.

En cambio, la vigilancia en los sitios en que navegamos está sucediendo impunemente y en la mayor parte de los casos, con nuestro permiso, haciéndonos previsibles y medibles como colectivo. Empresas de Internet acceden a la información de nuestras datos biométricos, hábitos, intereses políticos, emociones, preferencias y malestares.

Estamos en una situación en la que, dice Renata Ávila, guatemalteca experta en tecnología y activista comprometida con los derechos digitales: “los medios que leemos, nos leen; las cosas que escuchamos, nos escuchan.”

Y esto sucede sin que apenas nos percatemos y casi no nos importe. Se pregunta Renata: “¿Seremos la última generación que pudo caminar en un espacio público sin que sensores y cámaras grabaran y monetizaran cada uno de sus pasos?”

NosVigilan

Referencias:

Renata Ávila: Última llamada para el futuro (o cómo escapar de las tecnoutopías)

 

 


Deja un comentario

Algo que aprendimos de Snowden: seguridad del Estado

Internet_hosts

La gráfica muestra la cantidad de servidores que existen por países en el mundo. En EE.UU. existen más de 100 millones mientras que en Bolivia, existen entre 10.000 y 50.000. EE.UU. concentra por mucho la mayor parte de servidores del mundo, lo que significa que la mayor parte de la información que se transporta en Internet, pasa por ese país y en ese tránsito es sensible de ser grabada y consultada. (Foto: Wikimedia Commons, Licencia: CC Atribution-Share Alike 3.0 Unported).

Me ha pasado varias veces y desde hace varios años. Al final de la reunión, el funcionario de gobierno me sugiere continuar la relación laboral por correo electrónico, me da un correo de este tipo xxx@hotmail.com o bien, me da dos, el oficial xxx@xxx.gob.bo y el personal, con la recomendación siguiente: “mandame el archivo con copia al hotmail, por si se pierde”. Esta es una práctica común entre asesores e incluso algunas autoridades.

En momentos en que se está debatiendo el proyecto de Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública y la atención se ha centrado en el art. 42 de las restricciones de acceso a la información pública, quiero llamar la atención acerca de las restricciones obvias, las que ponen “en riesgo la seguridad o defensa del Estado, sea esta interna o externa”. Es aceptado que este tipo de información debe tener restricciones para ser difundida públicamente pero ¿los niveles de seguridad están siendo implementados realmente?

Información delicada que podría ser clasificada bajo este criterio fluye en los correos electrónicos de autoridades y funcionarios. En este punto, entendamos qué pasa con la información incluida en correos gratuitos de empresas como hotmail, gmail o yahoo.

La información de este tipo de correos -y también la de chats, skype, facebook y otros servicios- viaja a los servidores de las empresas en Estados Unidos, y de allí se distribuye a su destino que puede ser nuevamente Bolivia u otro lugar. Los términos de uso de estos servicios que aceptamos la mayor parte de las veces sin leer, permite a estas empresas grabar y acceder a la información legalmente ya que se rigen a la legislación del país donde tienen base las empresas. Eso lo aprendimos con Snowden.

En Bolivia, los correos oficiales tiene la extensión gob.bo y son menos susceptibles pero varios de los servidores de las instituciones de gobierno se encuentran fuera del país, con lo que la información se pone igualmente en riesgo.

Una comunicación entre ministros, por ejemplo, es probable que sea grabada fuera del país antes de llegar a la bandeja de correo del destinatario. ¿Tienen las autoridades, por tanto, que dejar de enviar correos electrónicos con información delicada? Es una opción poco práctica pero opción al fin. Sin embargo, hay otras que nos permiten tener mayores niveles de seguridad cuando intercambiamos información: 1. Dejar de usar correos gratuitos. 2. Configurar los correos electrónicos para que los mensajes se borren de los servidores una vez descargados. 3. Usar correos encriptados y 4. Usar servidores nacionales.

Las medidas de seguridad, a veces, son tan sencillas como estas y no cuesta mucho seguirlas.

Les dejo con un par de enlaces que pueden ser de su interés y la invitación para comentar este post.

– Hangout con Rafael Bonifaz acerca de Seguridad y soberanía tecnológica

http://www.masymejorinternet.org.bo/actividades/hangout-seguridad-y-soberania-tecnologica/

– Google: los usuarios de Gmail no pueden esperar la confidencialidad de sus correos

http://derechosdigitales.tumblr.com/post/58178744974/google-los-usuarios-de-gmail-no-pueden-esperar-la

– Y el link de la publicación en el periódico La Razón:

http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/Seguridad_0_1895210473.html