Internet a la boliviana

Más información y enlaces acerca de los artículos de la columna Internet a la boliviana


4 comentarios

Internet.org como mecanismo de exclusión digital

¿Qué prefiere entre navegar por todos los sitios web que se desee (sean de música, chismes, diversión, porno, educación, noticias, bancarios) pagando por el servicio de conexión o navegar solo en 19 sitios web que alguien ha predeterminado y no pagar dinero por ello?
Esta es la diferencia entre tener un servicio pagado de conexión a Internet (sea móvil o fijo, pre o postpago) y conectarse a internet.org.
Ya he escrito acerca de algunas implicaciones de internet.org en la neutralidad en web y en la libertad en una columna anterior. Ahora quiero centrarme en el tema de la exclusión digital. Estar excluido no solo es no conectarse a Internet sino también conectarse en malas condiciones, es decir, tener un bajo ancho de banda, no tener las capacidades para utilizar las herramientas o la información a la que se accede, no ser capaz de ser creador y no tener opción de más que ser un consumidor pasivo. Y tal vez es peor porque se crea la ilusión de estar incluido cuando en realidad se está fuera.
Internet.org que acaba de ingresar a Bolivia de la mano de VIVA es un ejemplo para mostrar cómo se puede ofertar conectividad incrementando exclusión digital, todo lo contrario a la publicidad de Viva que presenta este esfuerzo como el programa de inclusión digital.
En el caso de los clientes que ya tienen la experiencia de navegar en Internet se convertirá en una opción de navegación donde ahorrarán dinero por navegar en Facebook o en Wikipedia o en la Agencia de Noticias Fides o en cualquiera de los otros 16 sitios web elegidos, y en ese caso, no hay consideraciones de inclusión o de exclusión que hacer. Pero para los usuarios que tienen la primera experiencia sí es un problema porque aprenderán que al hacer clic en un enlace no es posible acceder en la mayoría de los casos y pronto les parecerá normal, algo que deben padecer porque son pobres; no aprenderán que pueden buscar información para ampliar una idea o que podrían modificar imágenes, software o incluso hardware con solo buscar tutoriales en youtube.
Esto es exclusión con ilusión de inclusión. Y debo decirlo, la forma de construir una sociedad equitativa en lo digital no va por contentarse con una conexión para gente que puede pagar las tarifas y por tanto, tiene acceso a todas las opciones de Internet y otra conexión para los demás que no pueden pagar las tarifas, restringida y con obligación de resignación.
No estoy diciendo que corten el servicio de internet.org, las empresas como Viva y Facebook tienen derecho a desarrollar planes para adquirir nuevos clientes pero no llamen a eso “inclusión digital” porque no lo es.


Deja un comentario

Internet.org y la brecha digital

42% de la población en el mundo usa Internet y alrededor del 45% de la población boliviana. El resto de personas sufre una forma de exclusión que se llama brecha digital, es decir, la diferencia entre quienes se conectan a Internet y quienes no.

Desde hace un tiempo esta brecha digital es una preocupación para instituciones de cooperación como Naciones Unidas que han declarado a Internet como un derecho humano y para empresas como Google y Facebook que proponen proyectos diversos para lograr que todos los seres humanos logremos conectarnos.

El más reciente proyecto presentado por Facebook en este sentido se llama Internet.org que pretende dar servicios básicos de Internet de manera gratuita. Explico la forma en que Internet.org propone operar: Facebook y los socios empresariales que ha elegido para este proyecto, contactan a un gobierno y a una empresa de telecomunicaciones que opere en ese país y deciden entre todos qué sitios web entran en el paquete y entonces, les dan Internet gratis a todos los que así lo quieran pero solo para navegar en los sitios preseleccionados. En el caso de Colombia y Guatemala, por ejemplo, los sitios web seleccionados fueron Facebook, Wikipedia, Accuweather, MAMA, Girl Effect, Unicef, Mitula, UN Women, Agronet, algunas empresas y otros sitios web humanitarios.

Esta iniciativa ha sido ampliamente rechazada por activistas de derechos humanos por varias razones: uno, acusan a Facebook de dar un internet pobre a los pobres, lo que han llamado “racismo económico”; dos, porque incrementará la información personal usada para vigilancia por parte de los gobiernos y empresas de mercadeo; y tres, porque atenta contra la neutralidad de la web preferenciando el acceso a unos sitios en detrimento de otros.

Lo cierto es que la tentación de ser una de las pocas voces que le hablen a un auditorio cautivo entre demasiadas voces suplicando por un segundo de atención en la web es el sueño de controlar Internet hecho realidad para cualquier gobierno, institución o empresa.

Y para los promotores del proyecto es un resultado ganar-ganar: los gobiernos proveen de buenos argumentos para reelecciones, las empresas obtienen información de mercado para diseñar nuevos productos y servicios para pobres (hace tiempo que es un buen negocio venderle a los pobres), Facebook se convierte en el líder de la web y los nuevos conectados están felices.

Frente a esta propuesta, es preocupante sobre todo que se recorte las opciones de fuentes de información, en realidad es un recorte frontal a la libertad; y preocupa también que los gobiernos reduzcan sus incentivos para cumplir con su mandato de mejorar la infraestructura, tenderán a no hacer nada para dar conectividad a la población porque el problema ya está resuelto aunque con un servicio de mala calidad.

Mark Zuckerberg habla acerca de Internet.org

Mark Zuckerberg habla acerca de Internet.org


3 comentarios

El troll que todos llevamos dentro

Troll

La gente que está atenta a la política en Bolivia -que somos muchos-, y específicamente quienes estamos atentos a Internet como espacio político -que somos menos pero hablamos mucho-, hemos volcado nuestro interés esta semana en el fenómeno viral #CarajoNoMePuedoMorir. Estamos intrigados acerca de qué está pasando, cuál es la mecánica, qué efectos puede tener sobre la intención de voto.

Desde mi punto de vista, el error que estamos cometiendo es que queremos entender un fenómeno online con nuestra experiencia offline, lo que nos lleva a no entenderlo para nada. Les propongo recurrir al lenguaje propio web, a la jerga de Internet. En esos términos, el fenómeno que estamos viviendo es una “trolleada” a Samuel. Explicación: troll es una actitud, se refiere a un ánimo de burlarse de alguien, de ponerlo en ridículo, de provocarle daño pero de manera creativa, pícara, coloquial. En inglés se explicaría con la expresión trolling for newbies, es decir burlase de un novato. Se ve a Samuel como un novato en las redes sociales y a su video como una ingenuidad. La reacción es entonces proponer un juego masivo en el que todos queremos participar para burlarnos de él. Por eso, muchos sentimos que hay mala onda en los mensajes pero los disfrutamos, es la actitud troll que todos llevamos dentro que se siente convocada a jugar.

No es la primera vez que se da este fenómeno en Bolivia, en redes ya hemos trolleado a políticos (véase #holarcenta) y claro, tampoco es exclusivo de aquí donde sentimos esto como algo nuevo porque no estamos acostumbrados a esta actitud. Un ejemplo genial es el periodismo troll de http://www.theclinic.cl en Chile.

Vamos a la segunda parte de la inquietud. Este fenómeno de viralización como los que con seguridad se verán a lo largo de la campaña influyen en la formación de opinión pública pero no podemos establecer una relación con la intención de voto, sobre todo porque estamos aún muy lejos de octubre. Lo que se puede decir es que en política hay que construir un relato creíble que le haga sentido a la gente y se masifique. El relato de Samuel hasta antes del video era “Samuel es exitoso, eficiente y aburrido”. El video trató de cambiar el relato diciendo: “Samuel es el elegido”. Algunos internautas replican: “Samuel es trolleable”. Esto es una conversación, se contruye el relato de manera conjunta con la sociedad, el turno lo tiene Samuel que hasta ahora ha estado callado. Estamos esperando la siguiente línea en la charla y sabemos que el seguro error sería callar.


Deja un comentario

Burla y simpatía: acerca de #CarajoNoMePuedoMorir

La novedad en la última semana en el Internet boliviano fue una frase que se difundió masivamente (se viralizó) acompañada por imágenes e incluso videos. La ya famosa frase #CarajoNoMePuedoMorir pronunciada por Samuel Doria Medina el momento que se cayó el avión donde él viajaba en 2005 está incluida en un video de su biografía que da inicio a la campaña de este candidato para las elecciones generales de octubre de este año.

Este fenómeno en redes sociales, videos y blogs se ha extendido a la creación de un sitio web y una aplicación para celular que reproduce una selección de las frases del diálogo de ese video, todo lo anterior no pagado por la campaña sino por gente que tiene ánimo de divertirse, de burlarse.

Las opiniones acerca del efecto de este fenómeno son divergentes. Unos creen que es malo porque se ridiculiza al candidato y nadie estaría dispuesto a votar por un candidato objeto de tanta mofa; otros, que está muy bien porque abre “una ventana de comunicación con los jóvenes”, habla en su lenguaje y genera simpatía.DiLoTuyo

Quiero terciar. Hay algo de verdad en ambas interpretaciones. Lo primero que debemos entender es que esta es una viralización troll, esto significa que hay dos motivaciones principales: hacer daño y divertirse. Pero esto no es asumido de la misma manera por todos, hay al menos dos grupos de personas: unos, los más involucrados en Internet y que están interesados en la vida pública, son adultos jóvenes que están entre los 25 y 40 años, son más críticos y ácidos. Y el otro grupo, de jóvenes entre 17 a 25 años, de universidades y colegios ante todo particulares que tienen un interés más vago en la política.

Para el primer grupo que es además el que inició la viralización, la imagen de Samuel produce burla. El motivo de la burla es diverso, algunos como el bloguero La Mala Palabra dice que es el carajo más falso posible, otros opinan que es la única frase por la que Samuel vale (por eso el paralelo con el episodio donde Bart Simpson se hace famoso por decir una frase y lo invitan a todo lugar solo para que diga lo suyo, no quieren nada más de él, solo esa frase). En este grupo el efecto no es bueno.

Para el segundo grupo, este meme es el juego de la semana que tiene un toque adicional porque es local, no viene de EE.UU. o Japón. En este grupo se está generando una simpatía ambigua pero a la hora de votar, la capacidad de ser recordado sólo por una frase -aunque sea de burla- puede funcionar a favor si los otros candidatos no son capaces de asociar elementos que generen valor entre los jóvenes como parte de su imagen pública.

Aclaración: no todas las viralizaciones son troll, hay otras de solidaridad, de indignación, de juego, de ternura.


3 comentarios

Venezuela en las redes

Venezuela, entre varios otros temas de análisis, está mostrando un punto de inflexión acerca de las causas, motivaciones y credibilidad del ciberactivismo, entendido como la política hecha por los ciudadanos en la web que puede motivar o no la salida a las calles. Teóricos sociales como Castells y Fukuyama han identificado las motivaciones más profundas de los movimientos que usan la web para sus protestas como prodignidad humana, en defensa de los derechos humanos y de esperanza por un futuro mejor. Todo con alguna dosis anarquista, soñadora y la fuerza pura, transparente y genuina, que se le suele atribuir a las manifestaciones ciudadanas por el solo hecho de serlas.

Para ayudar a caracterizar, algunos ejemplos de estas manifestaciones son la Primavera Árabe, los indignados en España, #OccupyWallStreet y más cercanamente el movimiento estudiantil por la educación en Chile y las protestas en Brasil por los precios del transporte público, los enormes montos de dinero que se están gastando para el Mundial de fútbol de este año y la corrupción.

Sin embargo, Venezuela parece ser diferente. Si bien allí los manifestantes son principalmente los estudiantes de clase media, como en todos los casos mencionados, y están usando intensamente las redes sociales como una fuente 24/7 que informa o desinforma pero que al menos deja fluir información (como también sucedió en todos los casos anteriores); la motivación principal parece ser diferente aunque consignas prodignidad humana, contra el fascismo o contra la tiranía se deslizan en las comunicaciones en redes sociales.

Imagen

Foto: publicada en tuiter 3 de marzo, 2014 @zuvoluntad2012

Más bien, intereses partidarios guían los mensajes, una estrategia de oposición (la de López) que pretende acelerar la salida de Maduro, por un lado, y el oficialismo chavista que pretende minimizar la arremetida opositora, por otro, convocan a la difusión de mensajes y el posicionamiento de etiquetas (hashtags) en Twitter para polarizar aún más, abusar de la emocionalidad que permiten las redes sociales, profundizar las ya intolerantes diferencias sociales, negar espacios de deliberación y fragmentar aún más a la oposición pero también al chavismo. Y para esto no han dudado en usar fotos falsas de otras manifestaciones en Bulgaria, en Chile y en España; o en difundir consignas llenas de odio, confiando en la viralización acrítica y debilitando la fuerza de las denuncias en fotos y videos verdaderos y anulando voces críticas, de reflexión más calmada.

Venezuela está mostrando algo que ya sabíamos pero que no queríamos decir muy fuerte: Internet sirve tanto para concentrar y potenciar fuerzas de una revolución que derroca a un dictador como para profundizar la polarización y la intolerancia.


Deja un comentario

Drones y hackers

Drone

Hemos conocido masivamente a nivel mundial la existencia de los drones con objetivos bélicos en la guerra del Medio Oriente. En Bolivia, ya son varias las noticias del uso de drones en la agricultura para monitorear campos, en la seguridad para identificar a avasalladores de tierras, en la lucha contra el narcotráfico, y en el periodismo y la publicidad (uno de los spots de Juan reporte está hecho con un drone). También se los ha mencionado para usos en seguridad ciudadana.

Tal vez, la palabra drone no es tan familiar aún en la opinión pública boliviana a pesar que la muestra de un drone boliviano en la Feria de Software Libre ha provocado infinidad de coberturas. Los drones son naves aéreas no tripuladas, pequeños objetos voladores (en este caso identificados) que se trasladan a control remoto. ¿Cuál es la diferencia con los avioncitos a control remoto o los aviones de aeromodelismo? Según he entendido, pueden volar hasta 2.000 metros de altura, tiene una cámara de alta precisión, tienen un precio muy por debajo de una avioneta y puede ser dirigido por GPS. Buenas razones, pero tal vez, otra ventaja no tan evidente es que promueve la creatividad de inventores bolivianos que se apasionan con el mecanismo y a pesar que les han dicho que los drones podrían no volar a 3.600 m.s.n.m., los hacen funcionan. En pocas palabras, hackean los drones y los hacen funcionar mejor.

Alex Chipana y Mauricio Mirabal son dos creadores bolivianos de drones, ninguno es ingeniero. El mensaje es que la tecnología está al alcance de todos pero no sólo para adquirirla y consumirla pasivamente, como viene, en paquete cerrado sino que está al alcance de cualquiera para que la modifique de acuerdo a sus propias necesidades. Sólo es cuestión de apasionarse con un tema, entenderlo y modificarlo, a eso se llama hackear un sistema, asumir una actitud activa frente a la tecnología y no de simples consumidores pasivos.

Claro que para hackear un sistema es recomendable que sea hackeable, es decir, que esté construido de una forma abierta, que permita modificaciones. La diferencias del software y el hardware libres con los sistemas privativos es que los primeros permiten modificación, es más la modificación es deseable siempre que se comparta los cambios y no se privatice, mientras que los sistemas privativos declaran explícitamente que es un delito violarlos y modificarlos, lo que nos venden es sólo el derecho de ser pasivos consumidores de tecnología. Con sistemas libres, la innovación sucede en todos lados sin restricciones, no sólo en los laboratorios de las empresas tecnológicas.

Les invito a ver videos y seguir las novedades del drone de Alex Chipana en la cuenta de twitter @dronebo


Deja un comentario

Ciberactivismo y tarifas de Internet

Hace un año y medio, cuando algún periodista preguntaba acerca de la calidad del servicio de Internet en Bolivia, era bastante común que los consultados dijeran que “estaba bien no más”, sin embargo, la realidad era diferente, el precio y la velocidad de conexión a Internet eran y siguen siendo -a pesar de las mejoras- las peores de América Latina después de Cuba y Haití. Pero como los bolivianos no teníamos información para comparar, creíamos que estaba bien no más.

Las cosas han cambiado actualmente, al menos en la opinión pública, ya nadie podría sostener que el servicio de Internet en Bolivia “está bien no más”, esto se debe en parte al trabajo de un grupo de usuarios de Internet que se reúnen, debaten, proponen acciones y redactan cartas y propuestas legislativas, todo a través de la web. Este grupo que se llama Más Ancho de Banda para Bolivia pero se ha hecho conocer en medios como Más y Mejor Internet para Bolivia tiene 18.650 miembros en su grupo de Facebook. Como en todos los grupos, pocos son los que se activan pero muchos los que leen y opinan. Y con esa dinámica han obtenido logros importantes: cambiar la opinión pública acerca de la calidad del servicio de Internet, una rebaja del 30% de tarifas en servicios de Internet desde mayo de 2012 y más recientemente, la mención en el informe de gestión presidencial que Evo Morales dio el 22 de enero acerca de la reducción en un 20% de los precios de telefonía móvil e Internet domiciliario de Entel desde el 1 de abril de 2014.

No es poca cosa para un grupo de ingenieros en su mayoría, no relacionados con ninguna organización política y que no tienen experiencia previa como activistas. Este es un ejemplo de participación ciudadana virtual que vale la pena no perder de vista.

Imagen

Foto: ERBOL

Ahora bien, revisemos la promesa presidencial. Al parecer la reducción de tarifas domiciliarias no se hará en el servicio ADSL (el que llega a través de un cable a los domicilios y tiene una tarifa plana sin importar cuántos megas se consuman) sino al servicio LTE (el de los módems, el de las conexiones móviles que cobran por mega consumido). Bien por la rebaja aunque no llegará a todos sino a las ciudades y no a todas las áreas de las ciudades ni con buena velocidad porque la velocidad del servicio LTE depende de la cantidad de usuarios que se conectan; a más usuarios conectados, peor calidad de velocidad. Y tampoco para usos que pueden resultar productivos sino para los usuarios poco intensivos.

Se puede hacer mejor, proveer una conexión a buen precio y con buena velocidad implica inversión en infraestructura por parte de ENTEL y de las otras empresas operadoras de telecomunicaciones. No es muy difícil lograrlo.


Deja un comentario

Mejor Internet para Bolivia

Contratar un servicio de internet es un acto de fe. Si lo que se busca es entender la jerga de las ofertas de conexión a internet para optar por la mejor, este ejercicio puede tomar un par de meses, al término de los cuales probablemente ya las ofertas hayan cambiado. Es que el intento de entender lo que ofertan las empresas se asemeja a ir al mecánico o al doctor, estos profesionales dan amplia información en un lenguaje que no parece humano. No queda otra que creerles.

En medio de esta confusión babeliana, el anuncio de la ATT en sentido de que el 5 de septiembre mejoraría el servicio de internet en Bolivia provoca un sentimiento dicotómico: una profunda emoción y una sospecha de que algo no se está entendiendo bien.

Imagen

Así que intentaré abrir un poco la caja negra de telecomunicaciones para entender ese anuncio de la ATT. La idea es crear un PIT o NAP, es decir, un punto de intercambio local de información. Es un punto físico que estaría localizado en Entel, por medio del cual se intercambiaría la información que enviamos y recibimos a través de las empresas que proveen el servicio de internet en Bolivia: Entel, Tigo, Viva, AXS, Comteco y Cotas, sin que salga del país, como sucede actualmente. El tráfico más común de las comunicaciones por internet desde Bolivia es a Miami; y de allí, de retorno a Bolivia o a otro punto del planeta. Conclusión: si lo resolvemos dentro de Bolivia, tenemos mayor velocidad y abaratamos costos, porque no se paga el alquiler de tráfico internacional.

Hasta aquí las buenas noticias, ahora los detalles. Esto no es válido para toda la navegación de internet, sino sólo para navegar en páginas que están alojadas en Bolivia, que son muy pocas, incluso las de entidades públicas están alojadas fuera del país. Pero (volvemos a las buenas noticias), también sirve para lo que se llama tráfico P2P (puerto a puerto), dicho en fácil, acelera la velocidad de las llamadas de audio e imagen por internet, digamos a través de Skype, y el envío de archivos por torrent u otros servicios que permiten un alto tráfico, siempre que suceda entre dos computadoras ubicadas en Bolivia.

Bueno, parece ser que llegó la hora de mejorar los precios de alojamiento de sitios web en Bolivia, y que al menos las páginas de entidades públicas estén alojadas en servidores localizados en el país. Así, cuando por ejemplo se ingrese a la Gaceta Oficial de Bolivia, se podrá descargar los documentos de leyes promulgadas aunque sean muy pesados.

Con todas estas buenas noticias, la duda que me queda es, ¿por qué no lo hicieron antes? ¿Había restricciones técnicas o faltó voluntad política? ¿Grupos ciudadanos como Más y Mejor Internet para Bolivia construyeron la motivación definitiva?