Internet a la boliviana

Más información y enlaces acerca de los artículos de la columna Internet a la boliviana

Mujeres en tecnología (*)

Deja un comentario

La presencia de las mujeres en la creación de tecnología es escasa. Tal vez la estadística más escandalosa relacionada con este fenómeno es que solo el 1,5% de desarrolladores del software libre y de código abierto (FOSS) en el mundo son mujeres. Y aunque existen grandes excepciones, la escasa presencia es evidente. Algunos buenos ejemplos de mujeres en tecnología fuera del país son Marissa Mayer, la ejecutiva principal de Yahoo; la ejecutiva de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, nombrada como la mujer más poderosa de la tecnología en 2015 por la revista Forbes; y Susan Wojcicki, la  principal ejecutiva de YouTube. En Bolivia, Virginia Kama, jefa de desarrollo en la empresa Devenet; Irma Prado, jefa de ingeniería electrónica de la UMSA; y las dos emprendedoras de Codemia, Daniella García y Adriana Zegarra, son buenos ejemplos de la excepción.

Este fenómeno tiene varias explicaciones, unas que tienen que ver con la formación de roles de género, otras con el machismo y algunas más, por el acoso que deben soportar las mujeres en ambientes donde los hombres son la mayoría y que prefieren evitar.

Un estudio ha verificado que cuando una familia tiene una computadora y debe elegir en qué habitación ponerla, la mayoría la coloca en la habitación del hijo y no de la hija, alejando así la posibilidad de contacto de las mujeres con la tecnología. Se tiende a pensar que la tecnología, los fierros, el pensamiento lógico lineal es cosa de hombres; y que las carreras sociales, las relaciones, los sentimientos son cuestión de mujeres.

¿Pero, por qué es importante que las mujeres participen de la creación tecnológica? ¿Solo porque también tienen derecho? ¿O por qué la creación de tecnología se favorece con la diversidad de lógicas y experiencias? Pues no solamente por ello. En realidad, esto es importante por razones políticas. La creación de tecnología es una actividad que genera mucho dinero y que, por tanto, es un espacio de poder y, en este caso, dominado por los hombres. La escasa participación de las mujeres en esos espacios fortalece el orden de las cosas, donde las mujeres tienen roles subalternos, y refuerza la idea que las mujeres no pueden ocupar espacios de poder. Es producto de una construcción social, no es natural, no se debe a que las mujeres sirven para unas cosas y los hombres para otras. Por tanto, si el problema es político, entonces la solución también debe ser gestada desde una base política y no solo técnica. Algunos avances en el mundo se han dado desde el ciberfeminismo, cuya teoría y práctica son inexistentes en Bolivia.

(*) En homenaje a los 200 años del nacimiento de Ada Lovelace, la primera persona en definir un lenguaje de programación.

 

(Artículo publicado en versión impresa del periódico La Razón del 19 de octubre de 2015 http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/Mujeres-tecnologia_0_2365563459.html)

Anuncios

Autor: elianaq

Activista web y estudiante de doctorado en CIDES-UMSA en Ciencias para el Desarrollo. El tema de la tesis doctoral es acerca de Internet y Política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s